Hay algo que es muy cierto en cuanto al nance, lo amas o lo odias. Siento que es una de esas recetas que tienes que aprendes a comer desde chiquito para poder tenerle un espacio en tu corazón.

No soy fan, lo admito. Pero, en esta aventura de cocinar, aprender sobre los productos y las preparaciones, me he vuelto más tolerante a sabores y apariencias.

Así que, aquí vamos. Primero lo primero: ¿Qué es el nance?

Nance

El nance es el fruto de un árbol pequeño silvestre abundante en clima tropical originario del Sur de México y Centroamérica, perteneciente a la familia de los cerezos.

En su maduración, la fruta adquiere un color amarillo. El fruto maduro suele caer al suelo y son perecederos. Sin embargo se mantienen en buenas condiciones al sumergirlos en agua. Se pueden consumir crudos o cocidos.

El fruto es pequeño, amarillo y parecen aceitunas, con hueso duro en su interior.

En Panamá, por ejemplo, puedes encontrarlos en los mercados sumergidos en agua dentro de botellas que solían ser de licor.

Temporada: Abril a Junio

Ahora, a lo que vinimos.

Pesada de Nance
Rinde: Medio Galón

La querida u odiada pesada de nance es un postre típico que puedes encontrar en todo Panamá con diferentes variaciones.

Esta receta salió de diferentes pruebas sobre el endulzante, la leche y el espesante. Cada familia tiene su propia receta y también puede variar en cantidades dependiendo de la acidez del nance que tengas.

Se come frío o caliente y acompañado con queso blanco molido.

Ingredientes
1 botella de nance en agua
1 litro de agua
1 a 2 tazas de miel de caña (ver tips)
2 tazas de harina
una pizca de sal
1 lata de leche evaporada

Procedimiento

  1. En una licuadora, vierte todo el contenido de la botella de nance, y la mitad del agua. Pulsa unas 3-4 veces, solo para separar los huesos de la fruta.
  2. Cuela el contenido unas 3 veces y con la ayuda del resto del agua trata de sacar todo el jugo posible.
  3. En una olla coloca el jugo, 1 taza de miel, sal y 2 taza de harina.
  4. Sin prender fuego revuelve para eliminar grumos.
  5. Enciende el fuego y sin dejar de revolver esperar que hierva.
  6. Cuando empieza a espesar, bajar la temperatura y seguir revolviendo.
  7. Sin dejar de revolver hechar la leche evaporada.
  8. Dejar espesar hasta el punto que gustes
  9. Dejar reposar y/o enfríar y servir con queso blanco molido

Tips

  • En el paso 4, prueba acidez. De necesitar más miel agregar 1/2 a 1 taza extra. Tomar en cuenta que afectará el color. (En mi caso utilicé 2 tazas)
  • Si la mezcla hierve y no te espesa agregale 1/2 taza de harina DILUIDA para ayudar a espesar. Repetir de ser necesario. Tiene que estar diluida para evitar grumos

Espero que disfruten esta receta y tengan oportunidad de hacerla ahora que estamos en temporada!

Hasta la próxima,

Ana P.