El mamón chino o Rambután es el fruto de un árbol nativo de Malasia y es cultivado en todo el archipiélago y sudeste asiático.

Fueron los comerciantes árabes quienes la exportaron a Zanzíbar y Pemba. Y eventualmente su producción se extendió a Oceanía, África y América Central.  En las Américas llegó en el siglo XIX, extendiéndose así por la franja tropical y plantándose en áreas costeras.

Hasta 1950 su distribución fue limitada, lo que provocó que se mejoraran los cultivos y comercialización de la misma. En 1960 se importaron semillas a EEUU pero la especie no se adapto al clima.

El rambután florece en regiones tropicales húmedas con precipitaciones bien distribuidas.  

En Indonesia son conocidas 6 variedades de este fruto.

Es un  fruto de piel roja con unas espinas suaves, las que asemejan un pelaje. Su pulpa es blanca, dulce y jugosa. Dentro tiene una semilla, no comestible, considerada venenosa.

Sin duda es uno de los productos de temporada más esperados por muchos panameños, y se pueden encontrar de ventas en las calles y mercados en bolsas de 20 frutos aproximadamente por B/1.00 ($1.00).