Muy bien, tengo que empezar explicando la razón de esta receta. Como muchos saben uno de mis mayores intereses es el rescate de recetas tradicionales a lo largo del país. El guacho de melón es uno de estos.

Este platillo tradicional de Azuero, más específico de Los Santos, también es conocido como Guisao de Zapallo o Guacho de Zapallo. Correcto, los santeños le dicen "melón" al zapallo. Pero quería engañarlos con el nombre.

Bueno a lo que vinimos.

Esta receta es  sencilla ya la vez requiere mucho cuidado. La receta tiene 3 partes: El zapallo, el guiso y la proteína.

Tradicionalmente se come con costilla de res, al estar en cuarentena no tengo eso en mi poder. Sin embargo, tengo un jamón congelado desde Navidad que planeaba usar para unos frijoles, pero aquí brillará más.

Estamos usando todos los productos de alacena o fáciles de conseguir en estos tiempos para crear recetas que llenen y sean reconfortantes para todos.

Esta receta la aprendí de una familia de Sábana Grande en nuestro Tour Sabores de Las Tablas y aunque sea una adaptación del original, espero poder llevarlos un ratito al interior.

Primer Paso

Si cuentas con alguna costilla o carne que necesite mayor cocción, puedes empezar a sancocharlo hasta suavizar con sal y vegetales para que tenga sabor.

Jamón de Navidad

En mi caso, descongelé el jamón ya cocido y esperé al final para usarlo.

Segundo Paso

Ingredientes

Zapallo (melón) sancochado

1/2 zapallo (alrededor de 3 lbs) cortado en trozos iguales

1/2 cebolla

1/2 pimentón

1cda de ajo

1/2 mazo de culantro

Hojas de puerro (las tenía a la mano, son opcionales)

Tercer Paso

Guisao

Guiso o Guisa'o

Aceite de achiote (preferible, opcional)

1/2 cebolla cortada en julianas

1/2 pimentón cortado en julianas

1cda de ajo

2 cdas pasta de tomate

2 tomates picados

recao verde (culantro, perejil y cebollina) picados

orégano

sal

pimienta

Procedimiento

  1. Pon a cocinar la proteína hasta suavizar
  2. Pon a sancochar el zapallo y todos los vegetales en agua hirviendo hasta suavizar (IMPORTANTE: queremos poder pasar un tenedor y que este suave, no queremos pasarnos, podría quedar con mucho líquido)
  3. Mientras se cocina el zapallo, ve preparando tu guiso. Sofríe la cebolla y pimentones en aceite de achiote hasta suavizar y agrega el ajo.
  4. Una vez que agregas el ajo, incluye la pasta de tomate y deja cocinar unos 3 minutos antes de agregar los tomates.
  5. Después de agregar los tomates, incluye el recao verde, sal y pimienta. Ve testeando la sal.
  6. Escurre el zapallo (guarda el agua) y májalo hasta tener consistencia de un puré. Ve poniendo del agua poco a poco hasta lograr la textura que buscamos (ni puré, ni sopa).
  7. En este punto ya debes tener el guiso y el guacho preparado. Hace falta la proteína.
  8. Cuando la proteína esté lista, retira los huesos y cortalo en pedazos más pequeños. Dóralos un poco con aceite de achiote para tener más sabor.
  9. Agrega la proteína al guacho, ajusta el líquido de ser necesario.
  10. Para emplatar, Sirve el guacho (zapallo y proteína) y encima le pones el guiso.

TIPS

  • Si no te gusta la comida sancochada, estoy segura que puedes hacer una versión al horno o a la parrilla y que el ahumado le quedaría genial.
  • Para hacer aceite de achiote calienta 1 taza de aceite vegetal con 2 cdas de achiote y calienta a fuego bajo hasta tener el color rojo. Colar y listo.

Espero que si nunca lo has probado, te animes a hacer esta receta. Y si ya la conoces, espero que te haya traído recuerdos.

Un abrazo a distancia,

Ana P.