No es noticia el hecho de que en la cocina se desperdicia muchísimo alimento, en especial cuando consideramos que los productos cumplieron su vida útil.

En esta receta vamos a aprovechar una parte que es considerada "basura" para muchos. Vamos a hacer un caldo con los restos de nuestros vegetales. Si, leíste bien, con los restos.

Lo primero que quiero que hagas es que cada vez que cocines guardes todos esos "poquitos" de vegetales que sobran y los congeles hasta llenar un envase o bolsa. Cuando llenemos este envase, estamos listos para cocinar.

¿Por qué?

Muy fácil. No son basura, aún tienen mucho sabor que dar y es un desperdicio de dinero tirar todo a la basura si aún puedes sacar algo de ellos.

Los "restos" tienen muchas vitaminas y en la mayoría de los casos, muchísimo sabor.

También, de esta manera puedes controlar los ingredientes que llevan y la cantidad de sal, que comprando en supermercado no puedes hacerlo.

¿Qué debo guardar?

Muy bien, lo que recomiendo guardar es lo siguiente:

  • Cáscaras de cebolla y ajo
  • Pedazos de pimentón o ají dulce
  • Tallos de apio, perejil, cilantro, albahaca, etc.
  • Hojas de puerro, cebollina, apio, o cualquiera que ya esté por dañarse.
  • Piel de zanahoria, papas, camote
  • "Tronquito" del brocoli, coliflor, espárragos.
  • Hojas como lechuga, repollo, acelgas, kale, etc

¿Cómo lo debo guardar?

Limpia y congela. Cada vez que vayas a usar tus vegetales lávalos. Así solamente los tendrás que congelar y esperar el momento indicado para cocinar.


En esta receta no es necesario hacer un listado de ingredientes con cantidades, solamente sigue el procedimiento.

Procedimiento

Una vez que tengas tu bolsa/envase lleno de restos de vegetales estás listo para hacer tu caldo.

  1. Vamos a hacer un sofrito básico para realzar el sabor (totalmente opcional pero recomendado). En una olla grande con un poco de aceite sofríe lo que tengas disponible: cebolla, ajo, apio, pimentón, etc.
  2. Una vez que hayan suavizado y agarrado un poco de color echa todos los vegetales congelados.
  3. Vierte agua hasta cubrir los vegetales.
  4. Cuando empiece a hervir, tápalo y déjalo hervir por 2 horas.
  5. Una vez que ya todos los vegetales se han cocinado y han dado hasta su último poquito de vida es tiempo de pagar el fuego y colar.
  6. Vierte el caldo en un recipiente y echa sal al gusto.
  7. Una vez que haya refrescado puedes envasarlo de la manera que te sea más conveniente.

TIPS

  • Utiliza este caldo para cocinar arroces, granos o para darle una profundidad de sabor a tus salsas y carnes.
  • Puedes guardarlo en la nevera, pero si no tienes planes cercanos con ella lo recomendable es congelar.
  • Puedes congelar en envases aptos de frío, ziplocs o en cubetas de hielo.
  • Ponle nombre, fecha y cantidades para que puedas tener un control de tus alimentos.

Un abrazo a distancia